9º Simposio Cuyano de Enfermedad Cardiovascular En La Mujer

publicado en: Novedades Médicos | 0

9º Simposio Cuyano de Enfermedad Cardiovascular En La Mujer
MENDOZA 3-4 AGOSTO 2017.

 

Cognición y comportamiento diferencial de los factores de riesgo.

La Red Federal Corazón-Cerebro participó del encuentro realizado en la ciudad de Mendoza los días 3-4 de agosto, con motivo de celebrarse el 9º Simposio Cuyano de Enfermedad Cardiovascular en la Mujer. En las presentaciones realizadas por los Dres. Augusto Vicario y Gustavo H. Cerezo se destacó el comportamiento diferencial de los factores de riesgo en la mujer respecto a la salud cognitiva y como una oportuna intervención puede modificar el curso del continuum cardiovascular/cognitivo.

El cerebro de la mujer es más vulnerable respecto al hombre y esa vulnerabilidad, cuya consecuencia son las afecciones cognitivas y conductuales, es el resultado de la interacción entre factores sexuales (hormonas sexuales y expresión genética específica del sexo) y factores genéricos (sociales y/o ambientales que modifican la epigenética) durante toda la vida, siendo difícil establecer el impacto de uno por sobre el otro.

Asumiendo tal diferencia en el comportamiento de los factores de riesgo entre el hombre y la mujer, podemos considerar la existencia de factores específicas del sexo ligados a su condición hormonal distintiva (embarazo, anticonceptivos, terapias hormonales), factores con mayor impacto en el sexo femenino (migraña, fibrilación auricular, depresión) y factores comunes a ambos sexos (sedentarismo, tabaquismo).

El embarazo y la menopausia son los 2 factores de riesgo específicos del sexo que ocupan un lugar destacado. Durante el embarazo, la mala adaptación materna al stress metabólico y vascular resulta en la aparición de la pre-eclampsia y la eclampsia. Situaciones que impactan en forma negativa sobre el cerebro produciendo edema, isquemia y daño cerebral (lesiones sustancia blanca subcortical), daño que puede persistir más allá de la resolución del cuadro clínico y condicionar futuros trastornos cognitivos-conductuales. Más aún, modelos experimentales de pre-eclampsia han demostrado que tal agresión aumenta la vulnerabilidad de los tejidos vascular a las futuras injurias. Si bien no hay una clara explicación sobre su mecanismo fisiopatológico (sobre-regulación del flujo cerebral y vasoespasmo o pérdida de la auto-regulación e hipoperfusión), lo cierto es que las mujeres que sufrieron pre-eclampsia presentan más lesiones en la sustancia blanca subcortical aumentando el riesgo de deterioro cognitivo futuro.

El efecto  sobre  la declinación cognitiva que experimenta la mujer durante la menopausia dependerá de la edad de comienzo, del tipo de menopausia (quirúrgica o espontánea), del estadío e incluso de la utilización y duración de la terapia hormonal de reemplazo. Por ejemplo, el riesgo cognitivo es más alto en las mujeres con ooforectomía bilateral y más bajo cuando la terapia de reemplazo hormonal comienza en el estadio pos-menopáusico temprano. Nuestro grupo ha demostrado que este factor de riesgo específico de sexo puede a su vez modificar el comportamiento de otros factores de riesgo. En una muestra que incluyó 1034 mujeres se observe que las mujeres menopáusicas hipertensas presentaban 48% más de riesgo de padecer alteraciones en las funciones corticales (test de memoria semántica anormales) que las mujeres hipertensas no menopáusicas.

La mesa redonda concluyó la importancia de considerar la presencia de factores de riesgo específicos de sexo y factores de riesgo con comportamiento diferencial en la mujer, lo cual permitirá un mejor abordaje de la patología no solo de la patología vascular sino de sus consecuencias cognitivas futuras.

Dejar una opinión