Los “picos” de la presión arterial.

publicado en: Novedades Comunidad | 0

Tuve un pico de presión y temí un ACV. Mi presión es irregular, tiene picos. ¿Existen los picos de presión arterial? ¿Son peligrosos los picos de presión arterial?

Si bien la hipertensión arterial es definida por un número (valores superiores a 140/90 mm Hg) la hipertensión NO es solo un número. Existe una enfermedad arterial multifactorial detrás del número que, de no ser tratada y controlada en forma adecuada, “disminuye la calidad y expectativa de vida” de las personas que la padecen. Por otra parte, los valores de presión arterial registrados sufren variaciones dependientes del contexto en el cual son medidos (ambiente hospitalario o domiciliario), del momento del día (mañana o tarde), del tensiómetro utilizado (digital con brazalete o anaeroide), del estado anímico, de la presencia o ausencia de otras dolencias, etc. etc. etc.

Motivo por el cual, podemos considerar que la presión No es un número fijo, por el contrario varía en forma permanente minuto a minuto en respuesta a las situaciones en las que nos encontramos. De manera que, si registramos la presión arterial durante un estado de ansiedad, tensión nerviosa, actividad física o dolor, nuestra presión arterial puede aumentar a valores de 150 ó 160 mm Hg o incluso más. Por ejemplo, durante un ejercicio físico (caminar rápido o subir varios pisos por escalera) nuestra presión arterial puede alcanzar valores de 180 ó 190 mm Hg de acuerdo a la intensidad del ejercicio. En contraposición, si registramos la presión arterial durante un reposo prolongado, sin tensiones o preocupaciones, con adecuado descanso los valores pueden ser inferiores a 120 mm Hg o incluso más bajos aún 100 mm Hg. Por lo cual, los “picos” de presión no son tales, son simplemente la respuesta a una situación particular. Tanto los individuos con presión arterial normal como los pacientes hipertensos tienen variaciones de la presión arterial o “picos” como los define la gente. Lo cierto es que, en las personas con presión arterial normal los valores promedios de esas variaciones durante el día serán más bajos que en los registrados en pacientes hipertensos.

Por tal motivo, los “picos” de presión arterial no deben ser temidos como causa de ACV. Lo cierto es que, el riesgo de sufrir un ACV no depende de los “picos” sino, por el contrario, es el resultado de una enfermedad hipertensiva, no diagnosticada, no tratada y no controlada que, con el correr de los años daña las arterias cerebrales y aumenta el riesgo de sufrir un ACV ya sea por oclusión de una arteria (ACV isquémico o infarto) o por su ruptura (ACV hemorrágico). Es por ello, que el ACV es un “ataque cerebrovascularque puede ser prevenido y NO un “accidente cerebrovascular” que, como todo “accidente” no es prevenible. Por otra parte, debemos tener en cuenta que, si bien la hipertensión arterial es la causa más frecuente de ACV, existen otras tales como las embolias cerebrales causadas por arritmias.

En conclusión, la presión NO tiene “picos” sino variaciones en respuesta a determinadas situaciones y el temor a sufrir un ACV debe fundarse en la falta de adecuado control de la presión arterial y no en sus variaciones.

 

Dejar una opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.